La complicada industria de VFX, Animación y Videojuegos

Las líneas que a continuación escribo están motivadas por un par de notas que comparto y muchas noticias sobre la crisis en estudios de animación, VFX y videojuegos, quiebras, problemas financieros, etc.

Desde hace algunos años en FUMEC, hemos intentado apoyar y trabajar con empresas de efectos visuales. Esto nos ha llevado a éxitos y fracasos, digamos que más cerca del lado oscuro.

Ha habido mucho aprendizaje sin duda, para nosotros como organización y quiero pensar que para las empresas también, sin embargo, el descubrimiento de cómo se dan las cosas a nivel global, no solo en México plantea cuestionamientos.

Decía, hemos estado más cerca del lado oscuro, si, incluso, en diversos momentos hemos tenido que evaluar la permanencia en el sector. Triste, sí, es un negocio atractivo y como nos lo han dicho en repetidas ocasiones, el talento mexicano es valioso. Y son palabras que no digo yo, han salido de importantes ejecutivos de empresas como Ubisoft o productores y directores nominados al Oscar, miembros del jurado en Canes.

Este ir y venir, este aprendizaje de ya varios años, sobre todo, nos ha hecho meditar y evaluar cómo poder trabajar en el sector y con las empresas mexicanas, sobradas de talento, pero limitadas en infraestructura, capacidad financiera, acceso a apoyos.

Vamos, no competimos en igualdad de circunstancias. Cuando uno conoce el nivel de incentivos del gobierno federal y provincias canadienses se da cuenta que no tiene nada que hacer, a menos que se llame George Lucas, Steven Spielberg o algo así…

Un par de notas que acabo de descubrir me hacen pensar positivamente en cuanto a la búsqueda de mercados y modelos alternos para buscar negocio en el tema de VFX, por otra me hacen pensar si tiene sentido participar en una industria ROTA. Si, porque sólo así puede describirse lo que pasa en este sector.

Cuando un estudio cobra a los aspirantes 28 mil dólares por capacitarlos y por otro lado está vendiendo su trabajo para feature films o un director de la talla de Ang Lee dice que salen muy caros los VFX significa que no valoran el trabajo de los artistas, que no entienden lo que cuesta hacer eso.

Ahí está rota la industria. El estudio que cobra 28 mil dólares por aspirante, le descuenta al proyecto 28 mil dólares que no le cobra a la producción de la película. El director que dice que sale muy caro, no creo que quiera que en la pantalla grande se vea que su película se filmó en una alberca, sin embargo, no valora el costo.

Así pues, en el caso del estudio  si le descuenta al cliente 28 mil dólares por cada artista y luego además aplica a “tax credits” como en British Columbia y alcanza más del 40% de beneficio, cuál es la oportunidad para una empresa común y corriente que no se llama Prime Focus, Digital Domain o Image Engine de participar en un proyecto.

Hay que pagar y preparar artistas y por lo menos en México, ellos no tienen 28 mil dólares para comprarse una plaza laboral o para trabajar 3 años sin cobrar. La empresa mexicana no puede acceder al nivel de equipamiento que requieren los grandes proyectos de VFX porque no es capaz de soportar un crédito de millones para equipo y otros tantos millones para nómina.

No sé si como país habría que replantear el modelo de entrada al mundo de los medios digitales, si habría que enfocarse en otras actividades, sectores.

Qué opinan ustedes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s